Mis crónicas

La REGUECRITICOMANÍA

En la historia de la humanidad, varias corrientes musicales han estado condenadas a la crítica irracional y en la mayoría de los casos, siempre por opiniones fabricadas de determinadas élites culturales. Dentro del infinito concepto cultural, toda obra artística tiene una inspiración, un motivo y un público meta. Cuando no entendamos ese proceso, sometemos siempre a criterios muy personales toda creación y terminaremos tildando o superponiendo la valoración personal en aquello que no nos gusta. Somos responsables de entender los diferentes códigos artísticos y en materia musical se practica la misma idea. En cualquiera de las artes se cumple la conocida “máxima de los colores” en el que elegimos siempre el que nos gusta, sin cuestionar la elección del otro.

No es casual oír, por ejemplo; que si alguien escucha música clásica puede considerarse aburrido, si otro escucha baladas es llorón, si escuchas son o salsa eres viejo, el que escucha rock es satánico y el que escucha reguetón ahora, es vulgar. Creo que a todos nos toca de cerca estos criterios y claro está que defenderemos siempre aquello que nos gusta, pero muy pocas veces escuchamos y entendemos los gustos musicales ajenos y apostamos por la diversidad musical. Los convoco a despojarnos de esa manía contemporánea de juzgar tanto el reguetón o al que lo escucha, una persona es libre de consumir dentro de la música la que prefiera o le despierte emociones y este género, no es, ni será la excepción. ¡Créanme, aparecerán otras corrientes musicales en el futuro –mucho más polémicas- y solo entonces recordaremos cuánto criticamos al reguetón!

Acerca de Rizo

Profesor Asistente en la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Holguín, pero cubano, amigo ante todo y presto a ayudar en lo que esté a mi alcance. Tengo inclinación por diferentes oficios, pero en especial por la culinaria. Del ser humano aprecio y valoro mucho la sensatez y la humildad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *